Conozca la casa donde José Carlos Mariátegui vivió y editó los 29 ...
Foto: Andina

Existen autores que son referentes intelectuales que brotan de un contexto histórico específico, y otros que no solo fueron referentes en su época; su visión, producto de un análisis dialéctico del mundo y su inquebrantable determinación, los convierten en intelectuales atemporales que pertenecen a cualquier espacio – tiempo, cruzando transversalmente diferentes generaciones.

Uno de estos grandes intelectuales es José Carlos Mariátegui, pensador marxista nacido en Perú. Su estudio y posterior interpretación de la sociedad, ha traspasado nuestras líneas fronterizas que lo convierten en un referente latinoamericano. Intelectual y político revolucionario que buscó la emancipación del hombre priorizando la educación, dejó grandes enseñanzas y marcó el camino a seguir para la reivindicación de los derechos sociales. Su análisis de la concepción e instalación del sistema económico, en nuestro país, llega a nuestros días con la misma vigencia y fuerza.

Definitivamente el mundo ha evolucionado, los conceptos han cambiado, las clases sociales tienen nuevos representantes, se han desarrollado nuevos mecanismos de manipulación y dominación; sin embargo, el capitalismo ha preservado su esencia: polariza la riqueza, excluye a la masa de trabajadores y campesinos del Ingreso Nacional, generando desigualdad y por ende un desequilibrio social inminente. Este sistema que aún se muestra de forma incipiente en nuestro país, ha mantenido a nuestra clase rural y selvática en el olvido, provocando el centralismo y la hegemonía de la zona costera, como lo mencionó el Amauta.

La historia no se repite, el sistema genera sus propias contradicciones, que luego de un proceso de acumulación histórica vuelve a su punto más álgido, impregnado de exclusión y acrecentando las brechas sociales que siguen siendo un lastre para nuestra República, a poco de llegar el bicentenario de la Independencia. Muchas reformas y reivindicaciones que se consiguieron a través del tiempo, teniendo como líder y guía principal a José Carlos Mariátegui, a pesar de su ausencia física, han quedado en letra muerta.

Han pasado más de 90 años que se escribió “Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana”, y nuestra República se mantiene con rezagos históricos que permiten la discriminación, la desigualdad y la polarización de la riqueza. Este libro no sólo es un referente histórico, es un manual para entender nuestra realidad, las contradicciones del sistema económico capitalista que aún siguen vigentes, arrastrando y engendrando problemas en diferentes sectores sociales y productivos como la población rural, nuestra agricultura, la educación, por citar algunos ejemplos.

Es momento de revalorizar su mensaje e ir a la acción, encaminar la lucha hacia una sociedad más justa. No será suficiente el activismo político, es necesario como él lo mencionaba el desarrollo cultural de la población, buscar ese equilibrio que tanta ausencia presenta nuestra clase política, y generar una intelectualidad que nos lleve a tener una conciencia de clase que permita fortalecer nuestros pilares ideológicos que nos dará la fortaleza para encaminar y forjar nuestro futuro y el de la nación.

Mientras existan diferencias sociales, un centralismo que excluya las diferentes regiones, el hombre no sea liberado a través de la educación y mientras el pobre no sea redimido, las obras del Amauta serán una invitación al análisis crítico y a la acción para ser actores de cambio hacia un país más justo.

Maydo Carrasco Pereda