Iñaki

La última semana de julio se desarrolló en Caracas, Venezuela en XXV Foro de Sao Paulo. Dicho foro tuvo como telón de fondo el complejo escenario de disputa que vive Latinoamérica. Desde el sur del río Bravo hasta la isla de la Tierra del Fuego el continente vive una intensa lucha política entre fuerzas conservadoras de corte neoliberal y fuerzas democráticas que bregan por justicia social, democracia y la paz del continente. En ese escenario un actor externo a la región pretende reeditar su vieja política injerencista: los EEUU bajo la conducción de Trump revitaliza con más fuerza su presión sobre la Revolución Cubana, que mantiene hace 60 años, y contra la Revolución Bolivariana a la que pretende ahogar vía una inhumana política de asedio que afecta el desarrollo y la vida cotidiana del pueblo venezolano.

Revista Heterodoxia pudo conversar con el destacado analista e internacionalista vasco Iñaki Gil de San Vicente a propósito del XXV FSP y del particular momento que vive nuestra América. Acá revivimos dicho dialogo:

Revista Heterodoxia: Compañero Iñaki, usted que ha participado en el Foro de Sao Paulo y ha estado en todas las discusiones que se han dado alrededor de la agenda -que es pensar Latinoamérica y todos los problemas que hoy tiene la región- qué opinión tiene, qué perspectivas le ha generado…

Iñaki: Por lo que yo he visto y he debatido, este es un foro que debiera ser de bisagra, un foro ya que abra la puerta hacia la izquierda, que inicie todo un proceso de reflexión práctica, de alternativas prácticas y no solamente de críticas morales ni de reflexiones abstractas. Tiene que ser un foro que abra la puerta a la izquierda y que sirva para empedrar el camino, para señalar caminos prácticos, para proponer soluciones practicas porque la situación de Latinoamérica y la situación del mundo en general, pero la situación de Latinoamérica en concreto, ya no puede esperar más tiempo de grandes declaraciones, grandes por afuera, pero vacías de contenido por adentro. Lo que he notado ha sido una necesidad de muchos colectivos y de muchos grupos para que ya se empiecen a dar propuestas concretas de cómo parar al imperialismo, de cómo parar a las burguesías lacayas, de cómo parar a los movimientos neofascistas, de cómo parar a los movimientos fundamentalistas cristianos/reaccionarios, cómo movilizar a los pueblos, cómo defender las culturas, cómo recuperar las tierras, las propiedades comunales, las fábricas, las escuelas. Alternativas y propuestas concretas, para eso tiene que servir este foro.

RH: En esta agenda pendiente que tiene Latinoamérica, que usted también nos ha mencionado, ¿cuál es el papel que tiene Venezuela en todos estos procesos?

I: Venezuela en estos momentos es, digamos, la llave de entrada para toda Latinoamérica. Si Venezuela cae el imperialismo tendrá una vía abierta, una autopista, un tren para penetrar hasta la Patagonia, para penetrar hasta la Antártida casi. Para aplastar a toda la cordillera andina, para apropiarse ya definitivamente de todas las reservas impresionantes, de la biodiversidad de Brasil y de todas las zonas del sur de Venezuela, del norte de Paraguay, de las llanuras de Argentina, de toda la zona impresionante de toda la llanura del altiplano boliviano y peruano, por no hablar de Chile… Es en estos momentos la trinchera que para la entrada de Estados Unidos. EEUU, Israel, Europa tienen otras entradas para penetrar, pero en la medida que resista Venezuela, en esa medida las otras entradas serán pequeñas, terciarias, sin importancia. Si Venezuela cae habrán derribado toda la muralla histórica y definitivamente la segunda independencia se tendrá que posponer otros cien años.

RH: Este ha sido un año muy complejo para Latinoamérica, específicamente también para Venezuela, ha vivido una serie de problemas que se han intensificado con la injerencia de los EEUU, ¿Cuál es la importancia que tiene que el Foro se haya desarrollado este año en Caracas, que haya coincidido con todos estos procesos?

I: Precisamente lo que tiene la historia en los momentos de crisis es que los pueblos que resisten, allí donde se concentran todas las contradicciones, allí donde la historia, en este caso, la historia del Foro de Sao Paulo, la crisis estructural del sistema más la historia de los pueblos, más la forja de lucha y decisión hacen que todo se concentre en un solo sitio. Lógicamente tenía que ser Venezuela. En otros momentos fue Cuba, en otros momentos fue Chile, en otros momentos fue Haití, en otros momentos fueron las rebeliones de los mineros en Perú, en otros momentos con todas las reivindicaciones de los mineros bolivianos, peruanos. En otros momentos fue Santa María de Iquique, en otro momento fue la Rebelión de Tupac Amaru II, etc. En cada momento un lugar simboliza la historia y la contradicción llevada al extremo. Ahora lo simboliza Venezuela y por eso el Foro realizado en Caracas ha sacado al descubierto todo esto que estamos hablando.

RH: Finalmente, ¿qué mensaje les daría a los jóvenes qué luchan en sus países, a los campesinos, obreros, en general a los ciudadanos que luchan en Latinoamérica?

I: Un mensaje triple: Primero que estudien la historia de sus pueblos, que no se crean las mentiras de las burguesías traidoras ni de la industria cultural europea y norteamericana, que descubran en la historia de sus pueblos el enorme caudal de heroísmo. Segundo, que esa historia la analicen desde el presente, descubran las contradicciones que hay, lo que vale esa historia, lo lleven a la práctica, y tercero: que se preparen porque la lucha va a ser larga y dura. Va a ser dura y larga.

RH: Muchas gracias, profesor.